Loading...

Necesidades de Gestión y Gobierno

Ligada a toda empresa familiar hay una familia empresaria. Esto parece trivial, pero encierra, en el fondo, una situación muy compleja. No basta con garantizar que la empresa funciona, hay que trabajar para que la familia también lo haga. Una no puede estar bien si la otra falla. Familia y empresa, empresa y familia, su interior sin duda afecta de forma simbiótica. La familia y lo que pase a su interior, sin duda afecta de forma definitiva y significativa a la empresa. Por tanto, es fundamental lograr una adecuada dinámica que derive en la armonía familiar. 

Así como en la empresa se requiere de planeación, estrategia, estructura, procesos, sistemas y políticas, las familias empresarias se benefician de manera importante cuando también llevan a cabo este tipo de gestión. Sin olvidar que los valores, el carácter de las personas, la formación y los liderazgos consolidan y soportan a toda organización humana, ya sea una empresa o una familia.

Por supuesto que una condición indispensable para que esta gestión tenga éxito depende de la voluntad de cada miembro de la familia en su disposición y apertura para trabajar sobre el proyecto familiar. La creación de un ambiente de confianza y apertura es condición indispensable para que todo esfuerzo familiar tenga frutos. Es evidente que hay grandes beneficios cuando la familia se une, pero también es necesaria la generosidad, solidaridad, subisdiariedad, humildad y justicia, por citar algunos de los principales valores. Demasiado rencor y resentimiento pueden bloquear esa colaboración. Intereses irreconocibles, proyectos incompatibles, etc., generan conflictos que derivan en más resentimientos y en ulteriores rompimientos. En este sentido, es esencial la atención a las situaciones de tipo emocional que se presenten.

a

Las familias empresarias son un factor decisivo para lograr la continuidad de la empresa y su impacto en la sociedad. Si la familia no aprende a ser una unidad humana funcional y a ser empresaria, esto es, si no logra crear una cultura familiar adecuada, donde sean claras las carencias de valores y principios correctos, junto con una dinámica conflictiva, por el inadecuado involucramiento de la familia en la vida de la empresa, los efectos negativos se presentan con una intensidad destructiva que afecta de forma relevante a la empresa, al grado de ponerla en serio riesgo, incluso al grado de destruirla, muchas veces junto con la propia familia. 

By | 2018-07-11T11:57:12+00:00 julio 11th, 2018|Sin categoría|0 Comments

Leave A Comment