Loading...
Diferenciando la Comunicación Familiar de la Empresarial 2018-04-20T18:02:03+00:00

Project Description

Problemas en la Comunicación 

José fundó su empresa de fabricación de macetas de caucho reciclado sólo con la ayuda de su esposa, en su casa.  Al principio no necesitaba comunicarse más que con ella y con sus clientes y proveedores que contactaba por teléfono o fax.

Fue pasando el tiempo y de a poco la empresa creció, contrató cinco empleados, construyó un taller y con la aparición de nuevas tecnologías, dejó de utilizar el teléfono para pasar a tratar todos los temas vía E-mail y ante una urgencia usa whatsapp, lo que lo hace sentir muy moderno.

Hace un año aproximadamente que su hijo Carlos, se sumó al equipo de trabajo. Carlos se queja de que su padre habla poco, no explica, no es claro, manda mensajes confusos a distintas personas, critica en forma destructiva, de que “traba” la comunicación dentro de la empresa y da lugar a rumores, secretos, malos entendidos y discusiones.  Esta mala comunicación está creando problemas tanto entre el equipo, como con los miembros de la familia, trabajen o no en la misma, ya que indefectiblemente se ven reflejados en el seno familiar.

¿Que debemos hacer?

Una buena comunicación es vital en cualquier empresa y requiere dedicarle un tiempo a evaluar y reconocer qué está fallando para poder corregirlo.  Es un tema recurrente en las empresas familiares que deben conciliar los temas de la familia y la empresa.  No es fácil combinar una institución como la Familia, basada en el amor, con otra como la Empresa, basada en intereses económicos.

Idealmente cuando José se dirija a su hijo en el ámbito familiar lo hará a través del afecto e informalmente, mientras que en el ámbito empresarial lo hará en un tono más formal, más racional, explícito, profesional y menos afectivo.  En cambio al dirigirse a sus empleados deberá desarrollar una estrategia de comunicación que permita que la información fluya y genere así un clima de trabajo amigable.

Mejorando la Comunicación

La empatía es ponerse en el lugar del otro para entender lo que piensa o cómo se siente. Es una capacidad muy importante para los miembros de una empresa familiar, ya que ayuda a ver, escuchar y sentir al equipo de trabajo y desde ese entendimiento, lograr una buena comunicación.  La programación neurolingüística (PNL) desarrolla este tema en profundidad.

Escucha activa: Saber escuchar es vital.  Tanto familiares como miembros del equipo deben escucharse y poder expresarse de manera adecuada y oportuna, teniendo en cuenta que a veces es difícil cambiar la personalidad y que sin embargo las conductas si se pueden corregir.

Feedback: Dar devoluciones positivas es fácil pero se complica cuando hay un tema que corregir.  Un feedback mal dado puede ser tomado como crítica y generar una ola negativa.  Hay herramientas que ayudan a comunicar en forma constructiva, que alguna actitud deberá ser corregida o que una situación ha generado un impacto no deseado y se debe revisar.  Dependiendo del vínculo familiar/no familiar se deberá evaluar cuál es la mejor forma de abordar cada tema.

Definir claramente los roles de los individuos, sean o no miembros de la familia es indispensable para empezar a comunicarse eficientemente.  Entender el papel que cada uno desempeña dentro y fuera de la empresa o de la familia, aprender a expresarse en cada ámbito, sabiendo que es escuchado sin juzgar, crea nuevos canales de comunicación que permiten el flujo de opiniones y sentimientos en forma ordenada.

Debería existir ese espacio especial dentro del ámbito familiar, donde todos los miembros sepan que pueden compartir abiertamente sus necesidades y preferencias y cuentan con el apoyo de los otros, para construir su sueño personal.  En la empresa, la construcción del sueño de la familia empresaria, es fundamental para su supervivencia a mediano y largo plazo.  Saber transmitir y contagiar ese sueño entre los miembros del equipo de trabajo será el desafío de los líderes familiares que trabajen en la empresa.

Muchas empresas familiares desaparecen debido a problemas derivados de conflictos familiares no resueltos a tiempo, podríamos decir que el núcleo de los problemas de las empresas familiares suele nacer en el ámbito familiar y debido a una mala comunicación.  Resulta indispensable saber comunicarse correctamente antes de tomar decisiones importantes que pudieran impactar en la empresa.  Una herramienta podría ser el Protocolo Familiar que establece acuerdos para regular las relaciones entre la familia y la empresa.

Luego de un gran aprendizaje personal, capacitación y esfuerzo José logró mejorar la comunicación con su hijo y con el grupo de trabajo, escuchando y tratando de ponerse en el zapato del otro, sin juzgar.  Los empleados se sienten contenidos, respetados y valorados y quieren a la empresa como propia.  Por iniciativa de uno de sus empleados están realizando talleres para emprendedores con la Municipalidad y para concientizar sobre el reciclado del caucho en escuelas.  Su hijo Carlos dirige hoy la exitosa empresa con el apoyo de su familia y de su asesor personal, José.